Reiki

El Reiki es una práctica de origen oriental que tiene como idea principal el pensamiento de que por nuestros cuerpos fluye una supuesta energía o fuerza vital.

Cuando esta energía se bloquea aparecen dolencias y enfermedades físicas, mentales o emocionales.

Con ayuda del Reiki es posible eliminar esos bloqueos a través de la transferencia, por imposición de sus manos o por otros medios.

Según su nivel de energía vital al receptor o persona afectada.

Esto hace que se eliminen las molestias o enfermedades permitiendo la autosanación y puedas llegar a un estado de equilibrio.

Para el Reiki es un hecho que existe una energía vital del universo que se encuentra en todos los sitios.

En el universo, en la naturaleza o en nosotros mismos, por lo que cuando esta energía fluye a través de nuestro cuerpo nuestras defensas se activan adecuadamente.

De modo que nuestro organismo puede experimentar el máximo bienestar.

Las manos de un maestro son capaces de desbloquear el flujo de energía vital para despertar defensas y equilibrar nuestra mente y espíritu.

En esta disciplina debes poner atención en los siguientes puntos específicos que deben ser aplicados diariamente y repetirse por la mañana y por la noche.

La energía vital desbloquea los chakras, estos son seis o siete centros de energía que todas las personas tienen en su cuerpo.

Cuando los chakras están desbloqueados es cuando nuestras defensas inmunológicas y emociones bajan y se producen enfermedades físicas y mentales.

Por esto, el reiki no solo funciona a nivel físico, sino también emocional, mental y espiritual.

Hay terapias que incluyen el uso de piedras o cristales para focalizar aún más los chakras.

La práctica de esta poderosa disciplina tiene relación con la meditación y la relajación.

La unión de esos dos elementos importantes produce un efecto calmante y un gran bienestar que puede reducir la ansiedad y el estrés y con ello las enfermedades y los síntomas que se sabe, están provocados por ellos.

Con ayuda del Reiki conocerás múltiples beneficios para entrar en el campo de la sanación.

El desbloqueo de la energía vital, el reequilibrio espiritual.

Es común que después del tratamiento con Reiki llegues a experimentar dolor de cabeza, malestar estomacal, cansancio o incluso debilidad.

En el momento en el que se manifiestan estos síntomas indican que el cuerpo estaría eliminando toxinas.

Si es así en tu caso es muy recomendable que tomes reposo, tomes abundante agua y come alimentos livianos.

Es importante que recuerdes que todos somos más que un cuerpo físico, todo es energía, incluso la materia.

La energía inunda todo y estamos conectados unos a otros por diferentes campos energéticos.

Tarot Luz en tu camino